El conglomerado Gibson Brand decidió cerrar definitivamente Cakewalk, una de las compañías más antiguas de software musical.

La compañía con sede en Boston era mejor conocida por ser la encargada de desarrollar Sonar, el DAW que fue lanzado en 1987 como un secuenciador de software MIDI.

En un comunicado de prensa Gibson dijo la decisión fue para alinearse mejor con la estrategia de compra de la compañía, centrándose en el negocio a través de su marca Philips. En el mismo comunicado dijo que está suspendiendo el desarrollo activo y la producción de los productos de la marca Cakewalk.

Noel Borthwick, Directo de Tecnología de Cakewalk compartió en una publicación que todo seguirá funcionando con normalidad, sólo que las actualizaciones mensuales de Sonar cesarán.

Ha sido una década complicada para Cakewalk, ya que en 2008 fue comprado por Roland, misma que la vendió a Gibson cinco años más tarde. Es una pena esta decisión, ya que este DAW sin duda fue uno de los más queridos por los productores y músicos del mundo.

¡Síguenos en Facebook y en Twitter!

Categories: Tecnología