Primero que nada quiero decirles que lo que van a leer aquí es parte de lo que he aprendido durante todos estos años que llevo haciendo música, también mucho es lo que he leído en diferentes partes y que me ha ayudado a mejorar como productor musical. O sea no hay ningún secreto, simplemente son consejos que pueden ayudar a desarrollar tu proceso creativo.

Muchas veces en el proceso creativo llega un punto donde ya no sabes qué más hacer, estos consejos te pueden ayudar a saber cuándo terminaste un track.

Permítete ser un mal artista antes de poder llegar a ser uno medianamente bueno

Uno de los problemas más comunes que he visto dando clases y que he vivido es que todos queremos hacer de nuestros primeros tracks unas obras maestras. Comparamos nuestro trabajo con artistas que llevan años y años perfeccionando su música. No sabes qué tan mal o bien sonaban los tracks de tus ídolos al inicio. ¡No seas cruel contigo ni con tu creatividad!

A lo que voy con todo esto es que te des la oportunidad de ir aprendiendo en el camino, tal vez tu primer track no suene como te gustaría, pero no por eso pienses que está mal o no vale la pena. No importa si dura dos minutos o veinte, ¡ya hiciste algo!

Si no sabes qué más hacer con ese proyecto tal vez sea momento de dejarlo así y seguir con el que sigue. Recuerda que no tienes que publicar todo lo que haces.

Disfruta el proceso más que el resultado

Creo que todos hacemos música por la misma razón, porque nos divierte y nos gusta. Lo importante a la hora de hacer cualquier cosa es hacerla por el gusto de hacerla, no por lo que vaya a resultar al final.

A la hora de la verdad tú no vas a poder decidir qué piensen los demás sobre tu trabajo, tal vez tu track preferido es el peor recibido por las demás personas, por lo mismo no te claves con lo que crees que pensarán los demás. Simplemente haz música porque te gusta y disfrutas hacerlo. No hay nada más frustrante que terminar odiando un track que te encantaba por tratar de forzarlo hasta el cansancio. Si ya no sabes qué más hacer con el track escúchalo y se honesto contigo mismo, ve qué es lo que no te gusta y cámbialo.  

Escucha el track fuera del DAW

Algo que me ha ayudado mucho a la hora de saber cuándo está terminado un track es escucharlo fuera del DAW. Haz un bounce de tu canción y escúchala en otro lugar que no sea viendo la pantalla. Muchas veces a la hora de ver la estructura del track todo puede lucir espectacular, se ven claramente las secciones y todo luce perfecto, pero recuerda que estás haciendo música y lo importante es como se escucha.

No sabes cuánto cambia tu percepción al momento de escuchar tu track como lo harías con cualquier otro. Escúchalo y ve que te gustaría cambiar, qué te aburre o qué le sobra. Haz anotaciones de todos esos cambios y hazlos la próxima vez que abras el proyecto.  

No te cases con tus ideas musicales

¡Deja ir las cosas! Tal vez hiciste una melodía que te encantó, pero si en ese track no funciona, hagas lo que hagas no servirá para ese proyecto. Lo que he aprendido es que a la hora de hacer música las ideas musicales al final terminan sobrando. Solo escúchate y piensa qué podrías hacer para mejorar esa canción. Si ya no se te ocurre nada, tal vez es que ya hayas acabado y sea de momento de empezar a hacer la que sigue.

El perfeccionismo no existe

Lo que he aprendido sobre el perfeccionismo es que no tiene nada que ver con hacer las cosas bien, ni con mejorarlas, ni con la exigencia. El perfeccionismo es no querer seguir adelante. En vez de crear libremente y aprender de los errores usualmente nos obsesionamos con corregir los detalles. Este tipo de obsesión mata la inspiración y el proceso creativo en vez de ser divertido se vuelve tedioso. El perfeccionismo no es la búsqueda de lo mejor, sino de lo peor de nosotros, lo que dice que nuestro trabajo no es lo suficientemente bueno.

“No temas a los errores, no los hay”. Miles Davis

Con esto no quiero decir que seas un mediocre y que no quieras mejorar lo que haces, es importante hacerlo. Si vas a crear crea y si quieres aprender date un momento de estudio y concentra tus energías en eso.

Júntate con amigos de confianza y acepta sus recomendaciones

Un ejercicio que hago con mi socio es juntarnos a escuchar la música que estamos haciendo. Obviamente él es una persona de la cual confío y respeto. Sé que lo que me está diciendo no es por hacer menos mi trabajo, sino es su opinión o lo que él haría para mejorar el track. Siempre es bueno recibir opiniones de oídos frescos que estén interesados en lo mismo que tú, o sea en mejorar la música que estás haciendo.

Toma riesgos

Que no te de miedo a compartir lo que estás haciendo, si recibes críticas negativas ni modo, no a todo el mundo le tiene que gustar tu trabajo. No es lo mismo que te digan “a mí no me gusta tu trabajo”, lo cual es totalmente válido a “esto es una porquería”, lo cual muchas veces pasa porque la otra persona no tiene ni idea del trabajo que conlleva hacer algo en ese aspecto.

Si esa persona tuviera idea del trabajo tal vez te diría algo como “esto está mal por eso o por esto”, generaría una crítica constructiva porque sabe lo difícil que es el proceso.

Les puedo recomendar dos libros que me han ayudado mucho en mejorar mi proceso creativo, el primer se llama El Camino del Artista de Julia Cameron y el segundo es Roba Como Un Artista de Austin Kleon. Al final de cuentas de lo que se trata todo esto es de compartir, hacer música y ser DJ es eso, compartir música y momentos con las demás personas. Si te gusta lo que leíste aquí compártelo. Haya afuera hay mucha gente que como tú y yo hemos pasado por momentos de no saber qué hacer a la hora de hacer música y si los podemos ayudar, ¿por qué no hacerlo?

Moisés Ramírez es fundador de Never Stop Music y co fundador de Duro. Te puedes poner en contacto con él en Facebook y Twitter.

¡Síguenos en Facebook y en Twitter!